CIUDADANIA ITALIANA

Algunas de las modalidades de adquisición de la ciudadania Italiana son:

1. Por Nacimiento (Iure Sanguinis)

Es ciudadano italiano el hijo de progenitores (padre o madre) ciudadanos italianos; sin embargo, los hijos nacidos antes del 1 de enero de 1948 son ciudadanos italianos sólo si nacieron de padre italiano (porque la mujer italiana transmite la ciudadanía sólo a los hijos desde dicha fecha). Para los hijos de mujer italiana nacidos antes del 01/01/1948, en principio, cabría la posibilidad de solicitar el reconocimiento de la ciudadanía italiana mediante juicio en Italia.

Para la transmisión de la ciudadanía italiana no existen límites en el número de generaciones, tampoco es importante si los ascendientes viven todavía o fallecieron. La única condición es que no existan saltos generacionales, es decir que es necesario presentar las partidas de nacimiento, matrimonio y defunción (en su caso) de todas las personas que integran la cadena de transmisión (Ej: Bisabuelo, abuelo, padre, hijo) sin omitir ninguna de ellas.

A los fines de la transmisión de la ciudadanía italiana no es importante el lugar de nacimiento. Quien nace en la Argentina es automáticamente ciudadano argentino. Por el contrario, quien nace en Italia no necesariamente es ciudadano italiano. Aun naciendo fuera del territorio de la República Italiana la persona es ciudadana italiana nativa, si, al nacer, tenía por lo menos uno de los padres que contaba con la ciudadanía italiana.

2. Por Matrimonio o Matrimonio igualitario

El cónyuge extranjero de un ciudadano/a italiano (nacido en Italia o en el extranjero) puede adquirir la ciudadanía italiana por matrimonio luego de tres años de casados si residen fuera de Italia o dos años si residen en Italia, si no hubo disolución del vínculo conyugal, anulación, divorcio y los cónyuges no estén separados legalmente. Dicho plazo se reduce a la mitad en caso de haber hijos menores de edad en común.

Las mujeres extranjeras casadas con un ciudadano italiano (nacido en Italia o en el extranjero) antes del 27 de abril de 1983: adquirieron automáticamente la ciudadanía italiana, si el marido era ciudadano italiano al momento del matrimonio. El trámite respectivo para el reconocimiento de dicha adquisición por matrimonio de la ciudadanía italiana puede ser realizado en cualquier momento, aún después de la eventual disolución del vínculo conyugal (por divorcio, fallecimiento del cónyuge), a menos que dicha disolución haya ocurrido antes del 27 de abril de 1983.

3. Por Adopcicón

El extranjero adoptado por un ciudadano italiano adquiere la ciudadanía italiana, si la adopción se declaró durante la minoría de edad del hijo (adopción plena). La circunstancia debe ser comprobada mediante la sentencia que declaró la adopción. El reconocimiento de la ciudadanía culmina cuando sea registrada la sentencia de adopción en la Comuna italiana competente. Luego de la registración de la sentencia, el Consulado italiano envía el acta de nacimiento a la Comuna. Sólo a partir de este momento se puede, por ejemplo, tramitar el pasaporte italiano.

Para mayor información consúltenos 

Déjenos su consulta